ColombiaLink.com – ACCIDENTE CEREBRO VASCULAR

Accidente
cerebrovascular

¿QUÉ ES?
El cerebro depende,
más que ningún otro órgano, de un adecuado aporte de oxígeno
a través de la circulación.
Para ello, tiene gran cantidad de
vasos sanguíneos y múltiples mecanismos para mantener constante
la cantidad de sangre que circula por él para garantizar una correcta oxigenación
del cerebro aún en situaciones anormales.

Cuando
los vasos sanguíneos del cerebro se lesionan por una u otra circunstancia,
no llega la sangre adecuadamente, lo que se denominan accidentes cerebro-vasculares.

Éstos
constituyen la primera causa de ingreso hospitalario por problemas neuroquirúrgicos.

CAUSAS

Se
clasifican en dos tipos, dependiendo de la causa de afectación vascular:

La
Isquemia o Infarto: cuando el problema es la oclusión o taponamiento de
una vaso, con lo que la sangre no puede llegar a una determinada zona del cerebro.
Esta oclusión puede ser debida a:
Una trombosis, cuando el material
que obstruye el vaso se produce en él.
Una embolia, cuando el material
causante de la obstrucción se produce en un lugar lejano y, a través
del torrente sanguíneo, llega al vaso taponando su luz.

La
Rotura de un vaso: es el otro tipo de lesión vascular que produce un A.C.V.
Pueden ser debidos a un traumatismo o a una dilatación localizada de los
vasos, que provoca una hemorragia que afecta al cerebro o a sus envolturas.

Cuando
por alguno de estos motivos se disminuye el aporte de oxígeno al cerebro,
aparece una lesión reversible, la isquemia, que si se prolonga termina
produciendo un infarto, es decir, la muerte del tejido cerebral afectado.

SINTOMAS

Se
manifiestan de forma brusca, aunque con una duración variable.
Si dura
menos de 24 horas, recuperándose completamente, se habla de un ictus transitorio
(Accidente Isquémico Transitorio).

Después
empieza un periodo, de duración muy variable, de recuperación, parcial
o total, de las funciones perdidas.

Los
síntomas que experimenta el paciente son muy variables, dependiendo del
vaso y zona del cerebro afectada.
Suelen referirse a una mitad del cuerpo,
la opuesta a la lesionada, en la que aparecen pérdida de fuerza, hormigueo,
insensibilidad completa, movimientos automáticos,….
También
pueden aparecer alteraciones del lenguaje, visuales (con visión doble),
etc.

Aún
cuando los mareos y vértigos pueden deberse a un accidente cerebro-vascular,
lo más frecuente es que sean debidos a otro tipo de patología.

FACTORES
DE RIESGO

Todos
aquellos que inciden en la enfermedad cardiovascular:

Hipertensión
arterial,
Diabetes,
Tabaquismo,
Obesidad y
Colesterol elevado.

Además,
algunos accidentes cerebro-vasculares como los ictus embólicos, tienen
su origen en enfermedades cardíacas valvulares y arrítmias cardiacas;
de ahí, la importancia de controlarlas.

PREVENCION

Controlar
los factores de riesgo mencionados.

Desde
el punto de vista preventivo los mencionados A.I.T. son muy importantes, ya que
suelen preceder a lesiones más importantes, e indican la necesidad de instaurar
un tratamiento médico preventivo, usualmente a base de aspirina a bajas
dosis.

DIAGNOSTICO
Y TRATAMIENTO

Diagnóstico:

El
diagnóstico se basa en los síntomas, que pueden ir desde una pequeña
lesión que se traduce en una pérdida de fuerza transitoria, hasta
una afectacion motora mucho mayor, pérdida de visión, problemas
de habla etc.
Para establecer las causas del A.C.V. y las posibilidades terapéuticas,
pueden requerirse, exámenes oculares, electrocar- diograma, electroencefalograma
ó tests motores, Radiografías, T.A.C o R.M.N.

Tratamiento:
Podemos
distinguir, en el apartado del tratamiento;

Aquellos
encaminados a solucionar o reducir los efectos del A.C.V., fundamentalmente quirúrgicos,
y no aplicables en todos los casos.
Aquellos encaminados a conseguir la recuperación
más amplia posible de las funciones perdidas por el A.C.V., fundamentalmente
técnicas de rehabilitación y estimulación.
Aquellos orientados
a evitar un segundo episodio, usualmente médicos como Antiagregantes,Anticoagulantes,Antiarrítmicos
cardiacos,
Medicamentos para eliminar los factores de riesgo ya comentados
o incluso la aplicación de diversas técnicas quirúrgicas,
como la reparación operatoria de las alteraciones de las válvulas
cardiacas, o de las malformaciones vasculares cerebrales.

Dieta

Con esta enfermedad se aconseja seguir la siguientes dietas:

Dieta
pobre en sal “amplia”
Dieta pobre en sal estricta
Dieta pobre
en grasa (protección bilio-pancreática)

POSIBLES
COMPLICACIONES

Dependeran
de los factores que han motivado el A.C.V., las más importantes derivan
de las posibles secuelas (parálisis, alteraciones del equilibrio,…),
como infecciones, muerte cerebral,…

PRONOSTICO

Un
A.C.V. puede ser mortal, si la obstrucción o hemorragia afecta a una parte
muy grande del cerebro, o a centros vitales, como el de la respiración.
En
aquellos no mortales, que dejan secuelas importantes, la capacidad del cerebro
para, tras un buen tratamiento rehabilitador, recuperar las funciones perdidas
es muy grande, por lo que no se pueden valorar las lesiones que quedarán
definitivamente hasta aproximadamente un año después del incidente.
Un
aspecto muy importante de cara al pronóstico es la gran facilidad que tienen
los A.C.V. para repetirse, lo que ensombrece dicho pronóstico e impone
la toma de todas las medidas necesarias para evitar su repetición.