ColombiaLink.com – ARTRITIS REUMATOIDE JUVENIL

ARTRITIS
REUMATOIDE JUVENIL (ENFERMEDAD DE STILL)

¿QUÉ ES?
Enfermedad inflamatoria crónica del
tejido conjuntivo -articulaciones principalmente- que afecta a los niños.
Afecta
a las articulaciones, sobre todo en las rodillas,codos, tobillos y cuello.
Puede
afectar también a los riñones, o el corazón en los casos
severos.
Aparece entre los 2 y los 5 años de edad.
Es cuatro veces
más comun en niñas.

CAUSAS

Probablemente
sea una enfermedad autoinmune, donde el sistema inmunitario ataca a sus propios
tejidos.
A menudo se asocian los primeros síntomas a estrés emocional.

SINTOMAS

Dolor,
tumefacción y rigidez en las articulaciones de los dedos de los pies, rodillas,
tobillos, hombros o cuello.
Algunos niños se niegan a andar sin poder
explicar la razón.
La temperatura sube a más de 39º, generalmente
por la tarde.
La fiebre suele ir acompañada de erupciones y escalofríos.
Poco
apetito, pérdida de peso.
Anemia.
Irritabilidad, apatía.
Inflamación
de las glándulas linfáticas.
Dolor y enrojecimiento ocular.
Dolor
en el pecho (si la enfermedad es tan seria que afecta al corazón).

FACTORES
DE RIESGO

Estrés.

PREVENCION

Hasta
el presente no se ha podido prevenir.

DIAGNOSTICO
Y TRATAMIENTO

Diagnóstico:

Historial
y reconocimiento físico por un médico.
Análisis de sangre,
incluyendo determinaciones autoinmunológicas.
Rayos X de las articulaciones
afectadas.
A veces, los rayos X no muestran los cambios hasta las etapas avanzadas.

Medidas
generales

Procure
que el niño descanse sobre un colchón duro, que le proporcione un
buen soporte.
Llévele al oftalmólogo al menos dos veces al año
para detección de uveitis.
Anime al niño y a su entorno a tener
una actitud positiva.

Medicación

Su
médico puede recetar aspirina u otras drogas antiinflamatorias no esteroides
para reducir el dolor y la inflamación.
En casos severos puede ser necesario
prescribir antiinflamatorios corticoesteroideos o fármacos inmunosupresores.

Actividad

El
niño debe guardar cama durante los ataques, hasta que la fiebre y los demás
síntomas remitan.
Puede ser necesario el uso de férulas inmovilizadoras
para proteger la articulación inflamada.
Después de un ataque
el niño volverá gradualmente a sus actividades normales tomándose
algunos descansos a lo largo del día.
No debe cansarse y dormirá
al menos 10 a 12 horas cada noche.
El médico le recomendará ejercicios
para el niño en cuanto esté lo suficientemente recuperado.

Dieta

Ninguna
en especial

Avise
a su medico si

Ocurren
los siguientes síntomas durante el tratamiento: Dolor en el pecho.

Fiebre.

Pérdida
de apetito.

Aparecen
síntomas nuevos inexplicables. Los fármacos usados en el tratamiento
pueden causar efectos secundarios.

POSIBLES
COMPLICACIONES

Afección
de otros tejidos, lo que provoca
uveitis (inflamación ocular),
inflamación
del bazo,
inflamación de los riñones,
pericarditis o
inflamación
del músculo cardíaco (miocarditis).
Deformidad permanente.

PRONOSTICO

Hasta
el presente, esta enfermedad se considera incurable.
Sin embargo, en el 75%
al 80% de los casos remite por completo al llegar la pubertad.
Los ataques
suelen durar unas semanas y aparecen y desaparecen durante toda la infancia.
En
general, los síntomas se pueden controlar mediante tratamiento.