ColombiaLink.com – CONSEJOS DE LAS MUJERES

La
verdad de las cosas, es que las mujeres tienen ideas y requerimientos muy distintos
a los de los hombres en lo que se refiere al sexo. Y teniendo en cuenta esto,
la respuesta de cómo satisfacer sexualmente a una mujer, está, como
es de esperarse, en las mujeres. Para todos esos hombres que por vergüenza
o por falta de amigas dispuestas a compartir sus secretos de alcoba, les ofrecemos
43 consejos de las mujeres para los hombres. Estos consejos están divididos
en 5 secciones: Información general, juegos pre-coitales, sexo oral, coito
y sexo anal.

Sabemos
que una relación sexual exitosa no se logra sólo con 43 consejos.
La sexualidad femenina es mucho más compleja que eso, pero estamos seguros
de que este artículo los encaminará por la senda correcta para lograr
la satisfacción sexual en la mujer.

Información
General

1.
Antes de aventurarte a satisfacer a una mujer, es importante que conozcas su anatomía.
Date el tiempo para ubicar su clítoris, ver cómo están conformados
los labios vaginales, dónde y cómo es la apertura de su vagina.
Si no sabes dónde está todo, va a ser difícil estimularla
correctamente.

2.
Nunca lo olvides, el clítoris, después del cerebro, es el órgano
sexual más importante en las mujeres. Difícilmente, si éste
no es estimulado correctamente, se logrará satisfacer a la mujer o llevarla
al orgasmo.

3.
La clave para tener buenas relaciones sexuales es la comunicación. Comparte
con tu pareja tus fantasías y tus deseos. Pídele a ella que haga
lo mismo. Después del acto sexual, pídele que te cuente qué
cosas le gustaron y qué cosas no.

4.
Los besos son muy importantes para toda mujer, y especialmente durante las relaciones
sexuales. Siempre es una buena idea empezar las relaciones sexuales con un apasionante
beso.

Juegos
Pre-Coitales (Foreplay)

1.
Los juegos pre-coitales son muy importantes para las mujeres. No vayas directamente
a la penetración, tomate tu tiempo y estimula las diferentes zonas erógenas
de la mujer. Esto permite que la mujer se excite y lubrique, preparándola
para la penetración. El sexo no debe ser reducido solamente a un acto de
penetración y eyaculación. Muchas mujeres expresan que los juegos
pre-coitales pueden ser tan o más importantes que la penetración.

2.
Los genitales y los senos no son las únicas zonas erógenas de una
mujer. El cuerpo de la mujer posee un gran número de zonas altamente eróticas.
Atrévete a descubrirlas, prueba las orejas, el cuello, los brazos, las
manos, la espalda, la entre pierna, los muslos e inclusive los pies, los labios,
la cara, etc.

3.
Los senos son extremadamente sensibles, no los trates con rudeza, no los aprietes,
no los muerdas con fuerza. Préstale tu atención a todo el seno y
no sólo al pezón. Muchos hombres piensan que sólo la estimulación
del pezón excita a la mujer. Los besos y caricias en todo el seno ofrecen
sensaciones muy placenteras y excitantes.

4.
Cuando estimules manualmente el clítoris, no lo hagas con fuerza. El clítoris
es tan o más sensible que el glande de un hombre. Algunas mujeres no toleran
la estimación directa de él a menos que se encuentren muy excitadas.
Al principio, estimula las zonas alrededor del clítoris, y progresivamente,
a medida que ella se excite más, estimúlalo directamente.

5.
Durante la estimulación manual del clítoris, es muy importante que
la zona genital esté bien lubricada. Si no lo está, es muy probable
que le causes dolor. Antes de estimular los genitales; acaricia, besa y toca otras
zonas de su cuerp/. Esto ayudará a que la mujer se excite y que sus genitales
empiecen a lubricar.

6.
Si introduces tus dedos en su vagina, asegúrate que la vagina esté
bien lubricada, de lo contrario le vas a causar mucho dolor a tu pareja. Introducir
muchos dedos a la vez puede causar mucho dolor, como regla, si no estás
seguro de cuántos dedos tu pareja puede aceptar sin causarle dolor, empieza
introduciendo uno, y luego pregúntale si desea que introduzcas otro y así
sucesivamente. Asegúrate que tus uñas estén bien cortadas
y que tus dedos se encuentren limpios, de lo contrario puedes causarle heridas
e infecciones.

Sexo
Oral – Fellatio

1.
¡No, es no! Si tu pareja no desea hacerte sexo oral, debes respetar su decisión.
No intentes introducir tu pene en su boca a la fuerza.

2.
Si tu pareja no está de acuerdo con tragar tu semen, antes de eyacular,
avísale para que pueda retirar tu pene de su boca. No trates de sorprenderla
y luego decir que no te diste cuenta; el sabor del semen no es lo más agradable
que existe.

3.
Cuando te esté dando sexo oral, no fuerces su cabeza hacia tu pene, deja
que ella libremente maniobre alrededor de tu miembro. Tampoco realices movimientos
de penetración en su boca, eso sólo descoordinará sus movimientos
y en algunos casos ocasionará que tu pene tenga un encuentro con sus dientes,
lo que te puede causar mucho dolor e inclusive una herida en la piel.

4.
Si tu pareja lentamente se está dirigiendo hacia tu zona genital, no empujes
su cabeza forzándola a que su cara esté sobre tu pene. Permite que
se tome su tiempo, ella sabrá cuando llegar a él.

5.
Muy importante: no asumas que alguien te debe dar sexo oral si tu pene no se encuentra
en condiciones 100% higiénicas. El pene puede obtener un olor ofensivo
y fuerte, especialmente los penes no circuncidados, ya que en ellos se acumula
una sustancia amarillenta conocida como esmegma. El esmegma, no huele, ni sabe
bien. Antes de recibir sexo oral, asegúrate de que tu pene esté
impecable, lávalo con agua tibia y jabón y concéntrate en
las zonas debajo del prepucio donde se acumula más el esmegma.

Sexo
Oral – Cunnilingus

1.
No a todas las mujeres les gusta que le den sexo oral. Si no estás seguro,
es mejor preguntárselo, antes de ponerla a ella y ponerte a ti en una situación
incómoda.

2.
El clítoris, como ya los hemos mencionado, es muy sensible, y lo mismo
aplica para el sexo oral. Durante el sexo oral no vayas directamente al clítoris,
primero besa las zonas circundantes y gradualmente dirígete a él.
Como los senos, el clítoris debe ser tratado con cariño, no lo muerdas,
ni lo estimules con rudeza. La clave es empezar lento y prestarle atención
al lenguaje corporal de tu pareja, a medida que veas que ella se excita más,
puedes estimularlo con un poco más de intensidad y rapidez.

3.
El sexo oral puede ser muy placentero e inclusive la mujer puede lograr el orgasmo
a través de la estimulación oral de sus genitales. Para ello es
importante mantener un ritmo constante de estímulos con la lengua, alrededor
y sobre el clítoris.

4.
Algunas mujeres requieren de mucho tiempo para lograr un orgasmo con el sexo oral,
a algunas, les es imposible. Y como toda zona del cuerpo, tarde o temprano, después
de un estimulo prolongado puede comenzar a causar fastidio o dolor. A veces es
mejor no exagerar y limitar el sexo oral a un tiempo prudencial. Si ella quiere
que sigas te lo hará saber, y si ya tuvo suficiente, es mejor que no fuerces
la situación.

5.
El clítoris es importante en el sexo oral, pero el estimular los labios
vaginales e introducir tu lengua en su vagina, puede también causar sensaciones
muy placenteras y excitantes. Durante el sexo oral, bríndale tu atención
a toda la vulva.

6.
Aunque suene como una buena idea, no es recomendable soplar aire en el interior
de la vagina. La acumulación excesiva de aire podría provocar una
distensión del fondo vaginal con complicaciones no deseadas.

7.
El sexo oral puede ser complementado con la estimulación manual. Utiliza
tus manos para separar ligeramente los labios vaginales y exponer el clítoris,
o introduce un dedo en su vagina al mismo tiempo que estimulas su clítoris
con tu lengua. También, puedes acariciar sus senos con tu mano, mientras
que estimulas su clítoris con tu lengua.

Coito

1.
Nunca intentes penetrar a una mujer sin estar 100% seguro de que su vagina se
encuentre lubricada. Toda la excitación de ese momento puede esfumarse
con la sensación de dolor que experimentará tu pareja. Algunas mujeres
tardan en lubricar, mientras que otras tienen dificultad para hacerlo. Si ese
es el caso de tu pareja, utiliza un lubricante artificial, el cual puede ser obtenido
en cualquier farmacia.

2.
Muchos hombres creen que el éxito del coito se basa en la penetración
fuerte y rápida; a más fuerza, más rápido llegará
ella al orgasmo. Falso, el coito no es introducir y retirar con fuerza tu pene
dentro de su vagina. Prueba con distintos ritmos y profundidades, a veces suave,
a veces lento, a veces con profundidad, a veces sólo introduce la mitad
de tu pene, a veces rápido, a veces fuerte, a veces con movimientos circulares,
a veces con movimientos de arriba hacia abajo, a veces con penetraciones largas
y profundas. Todas estas variaciones producen distintas sensaciones en una mujer.
Utiliza tu imaginación. Con el tiempo sabrás qué tipo de
penetración es las que más disfruta tu pareja.

3.
Muy importante: no eyacules rápidamente. Sí, la eyaculación
precoz es un problema que cualquier hombre puede sufrir, pero si sufres de este
problema acude donde un médico para que te ayude a superarlo. Y definitivamente,
no culpes a la mujer por este problema. Algunos hombres quieren hacerle creer
a la mujer, que la razón por la que eyaculan muy rápido es por algo
que ella hizo o dejo de hacer. No hay excusas, acude donde un médico para
recibir el tratamiento necesario.

4.
Prueba distintas posiciones. Existen muchas variaciones, y éstas, debido
al ángulo de penetración, posición de la vagina o estimulación
que recibe el clítoris, producen distintas sensaciones en la mujer. Inclusive,
algunas posiciones ayudan a que la mujer llegue al orgasmo con más facilidad
o que logre varios orgasmos en una noche. No lo olvides, en la variación
está el gusto. (Ir a la página de posiciones sexuales)

5.
Los hombres por lo general disfrutan mucho de la penetración por detrás.
Sí, muchas mujeres también disfrutan de esta posición, pero
hay que tener presente que no es la única que existe. No basen todas sus
relaciones sexuales en esta posición. Las mujeres disfrutan mucho del contacto
visual, y esta posición hace difícil que esto se pueda lograr.

6.
No le jales el cabello, no la muerdas, no la sujetes de los brazos, no le des
golpes en las nalgas, en conclusión, no seas rudo con ella a menos que
estés 100% seguro de que tu pareja disfruta de este tipo de estímulos.

7.
Las posiciones mujer arriba facilitan a muchas mujeres la estimulación
del clítoris, por lo tanto, logran el orgasmo. Si tu pareja tiene dificultad
para lograr el orgasmo, anímala a que se posicione sobre ti y tome control
de la penetración. (Ir a la página de posiciones sexuales)

8.
El coito debe ser duradero pero tampoco eterno. La penetración constante
y continua del pene causa mucha fricción en los tejidos blandos de la vagina,
después de mucho tiempo, este tejido se empezará a irritar causándole
dolor a tu pareja.

9.
Si tu pareja es virgen, la mejor posición para su primera vez, es la posición
de mujer arriba. En esta posición ella puede controlar el grado de penetración,
y así retirarse si es que siente mucho dolor. Gradualmente, ella podrá
ir insertando tu pene en su vagina, sabiendo que ella controla el movimiento y
la profundidad de la penetración. (Ver posición clásica mujer
arriba)

10.
Si tu pareja es virgen, la primera vez siempre será difícil, ya
que existe el temor de que ocurra un embarazo, puede tener vergüenza de su
cuerpo o miedo al dolor. Si esto ocurre, sé comprensivo y si ella segundos
antes de que se dé la penetración, cambia de parecer, apóyala
y no la recrimines.

11.
Muchos hombres se preocupan tanto por satisfacer a la mujer, que se olvidan del
acto en sí. Disfruta del momento, déjate llevar por la pasión.
No le estés preguntando cada 2 minutos si es que ya llegó al orgasmo.
Si deseas hacerlo, hazlo después de que hayan terminado.

12.
Para muchos hombres la relación sexual termina con la eyaculación,
después del coito salen corriendo de la habitación. Sin embargo,
a las mujeres les gusta que les den cariño y atención después
de hacer el amor; la relación sexual no termina con la eyaculación.
Esto se conoce como los juegos post-coitales.

13.
La industria pornográfica no es la mejor consejera. No bases tus relaciones
sexuales en cosas que hayas visto en una película pornográfica.

14.
Utiliza tu imaginación, la cama es quizás el sitio ideal para tener
relaciones sexuales, pero existen otros lugares que pueden ser muy excitantes
y divertidos, tales como una silla, un sillón, parados, en una bañera,
en una piscina, al aire libre, etc.

15.
La rutina mata el amor. Utiliza tu imaginación, incluye aceites, velas
aromáticas, frutas, hielo, plumas, disfraces, jacuzzis, baños de
espuma, masajes, juguetes sexuales, espejos, etc., para condimentar tus relaciones
sexuales.

Sexo
Anal

1.
¡No, es no! Por cuestiones morales, religiosas y/o higiénicas muchas
personas no aprueban el sexo anal. Si tu pareja no está de acuerdo, respeta
su opinión. Y no trates de penetrarla analmente si es que ella te ha expresado
anteriormente su negación, excusándote en un “no fue mi intención
hacerlo”.

2.
Si tu pareja está de acuerdo con el sexo anal, hay tres reglas importantes
a seguir. La primera: debes utilizar abundante lubricante a base de agua. En lo
que se refiere al sexo anal, nunca está de más un poco más
de lubricante. El recto es un músculo que no está diseñado
para ser penetrado, a diferencia de la vagina, éste no posee lubricación
propia. Sin lubricante o con poco lubricante la penetración será
extremadamente dolorosa. La segunda, es que siempre debes utilizar condón.
El recto está lleno de microorganismos que pueden causar severas infecciones
a tu pene y a tu sistema urinario. Además, a través del sexo anal
uno está más en riesgo de contraer el VIH debido a las micro-heridas
que se producen. Tercero: mucha paciencia y comunicación. El sexo anal,
si se hace de forma apresurada, puede ser muy doloroso e inclusive causarle desgarros
musculares a tu pareja, y en algunos casos lesiones a tu pene. Es recomendable
iniciar el sexo anal introduciendo primero un dedo, de esa manera el recto se
va acostumbrando a la penetración. Luego, lentamente introduce el pene,
siempre preguntándole a tu pareja si siente dolor y si puedes continuar.

El
sexo anal no es para todas. Algunas mujeres, experimentan mucho dolor, mientras
que otras, sienten un leve dolor al principio, pero después sienten placer.

3.
No pienses que el sexo anal se puede lograr en un día. Por lo general toma
varias sesiones hasta que ambos aprenden a hacerlo sin causar dolor. Paciencia.

4.
Nunca, pero nunca después de haber penetrado el ano, penetres la vagina.
Esto podría causarle una severa infección vaginal a tu pareja. Después
de haber penetrado el ano, si deseas continuar con las relación sexual,
lávate con agua y jabón el pene y la base de éste. Recién
después de eso, puedes penetrar nuevamente la vagina.

5.
El sexo anal puede ser placentero y a veces ayuda a que simultáneamente,
estimules manualmente el clítoris. Asegúrate de que tu mano esté
limpia, y no haya entrado en contacto con tu pene después de haber penetrado
el ano.

6.
A veces el pene es demasiado ancho, y por más que uno trate, el sexo anal
siempre será doloroso. En estos casos, se puede sustituir la penetración
del pene por la penetración con un juguete sexual. Asegúrate de
que sea un juguete especialmente diseñado para el sexo anal. Estos por
lo general son más pequeños que los juguetes utilizados para la
estimulación vaginal, y poseen una base ancha, que evitará
que
el objeto se introduzca por completo dentro del recto.